La Alquimia de Sarajé

24 Ene

Siete contra seis en cancha de cinco. Hiperpoblación: así se debe jugar en china. Un metegol sin líneas y trece rústicos queriendo ponerla contra el piso. Mejor hubiera sido cazar un yacaré, enjabonar un chancho, ponerla monga. De fondo los flashes de la natura, los fotógrafos de la atmósfera: hubiera sido digno de cobertura periodística. ¿Dónde estaba la corpo? La lluvia contenida era el prólogo de la épica. Soldados de la paz. Como una foto en el combate, las voces en eco, rescatando al soldado Ryan. El gol de Martín a Perú. La batalla de Ávatar. La última  patada voladora de Jean Claude Van Dame. Nada de eso se arrimaba. Gotas de barro como bendiciones paganas, cada pase era una excavación de petróleo. El Tibet, Irak. Mierda, qué poco saben de gloria los directores de cine.  El tano supo, treinta y un años después de su natalicio, que siempre fue anfibio. Tiró la bicicleta, la boba, gambeteó y hasta jugó con displicencia debajo del guater. Alguien dijo, cómo no está kike. Bogni se muere. Feliche gritaba porque volvió a tener ocho. Estadísticamente, pase lo que me pase, soy feliz por lo menos hasta Junio solo con el partido de anoche. Y es que así funciona la alquimia de sarajé.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: